Miercoles 20 de Septiembre del 2017

Publicado por Redacción el Mar 7 Feb del 2017

Hoy en México tenemos a un Presidente de la Republica con los niveles más bajos de popularidad, y no es para menos, son tantas las mentiras del Sr. Peña que por más que salga a dar mensajes en cadena nacional este no levanta.

Peña Nieto ha gobernado con mediocridad y se hace acompañar por un gabinete también mediocre, no han sido capaces de sensibilizarse con la sociedad a la que gobiernan, viven en un mundo lleno de comodidades en las que varios de ellos traen desde la cuna. Son unos exquisitos como lo señala AMLO.

Desconocimiento es también la premisa del Gobierno de Peña Nieto, como también lo fue para gobiernos panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón, desconocimiento muy marcado de lo que ha sido nuestra historia como país en las relaciones con el vecino del norte, por lo menos del siglo XX.

Los políticos que han gobernado por lo menos en las últimas tres décadas se han alineado a la política globalizadora en lo económico, que pretende borrar los nacionalismo y crear una sola cultura, intentando borrar la riqueza de la diversidad en todos sus sentidos.

Pero una cosa es abrir mercados en franca competencia global, bajo el argumento de mejorar la competitividad para ofrecer mejores productos al consumidor final; y otra cosa es permitir como gobierno que tu vecino instale y opere agencias de seguridad dentro de tu territorio, eso es ser traidor a la patria.

Esto es lo que permitieron los gobiernos priistas y panistas en su ambición de ser partícipes de los jugosos negocios que derivaron del TLC, esa claudicación falsa de cooperación por la seguridad, hoy puede estar en nuestra contra al dejar al enemigo meterse en casa, porque con el discurso beligerante de Donal Trump en la llamada con Peña Nieto en días pasados, transitamos de socios comerciales a enemigos públicos.

Es tal la mediocridad del Gobierno Peñista y su gabinete que ante las ofensas y embates del loco Donal Trump no ha habido capacidad de reacción, la tibieza de las respuestas del Presidente y el ahora aprendiz de canciller Luis Videgaray, deja a los mexicanos en autentica indefensión, parece que los interés económicos que quieren proteger, les interesa más que la dignidad y la soberanía nacional.

Pobres pueblos de México y Estados Unidos, estamos en manos, nosotros con un tonto y ellos de un loco, esperemos que estos personajes no nos lleven a un enfrentamiento más allá de lo verbal, porque la mediocridad es sinónimo de entreguismo y traición, en eso México por su dependencia tecnológica y militar tiene mucho que perder.

Ojala y la sociedad mexicana deje de tener memoria corta y capacidad crítica, para cuando lleguen los tiempos electorales sea capaz de castigar a los mediocres y a los traidores.

Por: Ramòn Garcìa

FB: Ramòn Agp

Compartir URL Corta

Facebook Comentarios

 

Social

Boletin Mensual

Suscribete y Recibe Nuestro Boletin Mensual Gratis