Durante la administración de Rosario Robles Berlanga hubo desvíos de dinero; un ejemplo claro es el de Dionisio Domínguez H., un repartidor de gas, que no se enteró, pero salieron a su nombre 493.6 millones de pesos en efectivo de los fondos de Sedesol y Sedatu, de los cuales no vio un centavo.

En lo que podría ser robo de identidad, Dionisio Domínguez aparece como socio y administrador de la empresa Servicios Empresariales Helte, que recibió 493.6 millones de pesos, pero él es un trabajador que percibe 7 mil pesos al mes más propinas, luego de vender aproximadamente 45 tanques de gas a diario.

No estaba enterado de las montañas de dinero que llegaron a las oficinas de Polanco para su supuesta empresa.

“Nada, nada, nada, absolutamente nada tengo que ver con eso. Hasta ahorita que usted me comenta me estoy enterando”, dijo en entrevista para Reforma.

“No sé si alguien le haya dado mal uso a mi credencial de elector. He levantado actas por robo. En la empresa (Gasamex) tienen mis documentos, para hacer cualquier trámite te piden identificación. No tengo idea de dónde la obtuvieron”.

Utilizando credenciales de elector viejas, con trámites a medio proceso, datos de identidad incompletos y un notario público que dio por buenos los documentos, un grupo de gestores crearon decenas de empresas fantasma, que sirvieron para materializar el saqueo.

Se trata de las empresas: Servicios Empresariales Helte; Comercializadora Devolviendo Confianza y Comercializadora Green Recyt.

Las actas constitutivas y los poderes de administración para pleitos y cobranzas fueron expedidos por el Notario 96 del Edomex, Leonardo Alfredo Beltrán Baldares, quien supuestamente asentó en todos los casos que verificó las identidades de los socios.

Otra persona involucrada en la conformación de Helte es María Marcelina Martínez Arrieta, a quien presuntamente le confirió un poder notarial para pleitos y cobranzas.

La mujer fue rastreada por Reforma hasta una casa en la calle Héroes de Padierna, Colonia Tacubaya, en la Delegación Miguel Hidalgo.

Según los registros obtenidos por al ASF, entre 2014 y 2017 fueron entregados a Helte 493.7 millones de pesos, que en teoría habría tenido que administrar Martínez Arrieta; pero nada de eso se ve en su vivienda, que también ha sido beneficiada por programas sociales de la Ciudad de México.

“La vida desahogada que tendría una administradora de una empresa tan exitosa como Helte, no se refleja en su hogar: el recibo de un pago extemporáneo de la luz fue pegado al medidor para evitar el corte del suministro”, escribió el diario.

Notario dio legalidad a empresas fantasmas

El Notario Público 96 del Estado de México, Leonardo Alfredo Beltrán Baldares, fue el encargado de dar fe en la constitución de la empresa Helte; y el mismo día, un 7 de mayo de 2012, de la empresa con razón social Comercializadora Devolviendo Confianza, S.A. de C.V.

Dos años después de haber constituido a esas empresas, el mismo notario emitió un poder para que Manuel Santos López, administrador único de Comercializadora Green Recyt, S.A. de C.V., le confiriera a Antonio Israel Rodríguez Cruz la administración de la compañía.

“Devolviendo Confianza recibió en 2014, 2015 y 2016 recursos de los proveedores de Sedesol y Sedatu por un monto de 223.4 millones de pesos, constituyéndose en la razón social a la que más dinero le fue transferido”, indica Reforma; mientras que Comercializadora Green Recyt, recibió 106.5 millones de pesos.

De acuerdo con la revisión del diario en direcciones y personas, ninguno de los “socios” o “administradores” asentados ante notario público, tiene idea de que son “dueños” de una compañía y menos de que recibieron recursos millonarios.





Facebook Comentarios