El Tri afronta su segundo juego en el Mundial con la mira puesta en una victoria que pueda tranquilizarlos a los octavos de final
El combinado mexicano se mantiene bajo cautela. Quieren mantenerse ajenos al júbilo desbordado en su país y en las sedes rusas del Mundial por el triunfo de la semana pasada contra Alemania. "Sabemos que el elogio es traicionero, pero venimos de tanta critica que no nos lo creemos", opinó el segundo capitán, Andrés Guardado antes del juego contra Corea del Sur.

La sobriedad ha sido el hilo conductor de cada discurso de los futbolistas de México tras su hazaña en Luzhniki. "Somos conscientes de lo que queremos, el triunfo nos fortaleció", agregó Guardado. "Ojalá mañana podamos continuar con el mismo rendimiento, especialmente del primer tiempo", comentó Juan Carlos Osorio, el entrenador, en referencia a la propuesta ofensiva del grupo que, por momentos, acorraló a la Alemania de Joachim Löw con las estocadas de Hirving Lozano y Carlos Vela.

"Respetamos a Corea, incluso fuimos a visitar a Guus Hiddink para hablar de la Corea de 2002 y del gran Mundial que tuvieron", dijo Osorio, quien dedicó los últimos cuatro meses para viajar y hablar otros entrenadores como Óscar Washington Tabárez, el maestro de Uruguay. También pidió a sus auxiliares examinar a cada uno de sus rivales. Corea perdió su primer partido 1-0 contra Suecia a consecuencia de un penalti cobrado por el videoarbitraje.

Para el partido de este sábado en la Rostov Arena, el estratega no dejó claro si rotará jugadores y quiénes podrían ir de inicio. Uno de los jugadores que más ayudó en la construcción de las jugadas fue Javier Chicharito Hernández y también fue uno de los que frustró las opciones a gol en los contragolpes. Raúl Jiménez, ahora jugador del Wolverhampton, apunta a ganarse el sitio para superar la estatura de los centrales Kim Young-Gwon (1,84) y Jang Hyn-Soo (1,87).

"Al final el triunfo nos hace tener una cierta mayor responsabilidad y debemos hacer lo mismo, que no debe cambiar la mentalidad porque no hemos conseguido nada, son sólo tres puntos y haberle ganado a Alemania no nos da más puntos", reflexionó Guardado, mediocampista del Betis. Los germanos jugarán contra Suecia en busca de recuperar el terreno perdido, si consiguen una victoria ceñirán el grupo para que se defina todo hasta la última fecha.
El Tri recorrió más de 1.000 kilómetros de Moscú a Rostov, una ciudad más cálida en la que se pronostica una temporada de 36 grados. Los surcoreanos tienen su campamento base en la ciudad de San Petersburgo donde el termostato ha marcado 10 grados. "El factor determinante para mañana será el clima, tendrá una repercusión importante y creo que para la selección de México el clima jugará a su favor", comentó el estratega Shi Tae-Yong.

a noche antes, un grupo de aficionados fue a alentar a los jugadores mexicanos a su hotel de concentración. La euforia llevó al referente, Rafael Márquez, a pedirles que les dejaran dormir. "Gracias por venir, pero sí les queremos pedir que nos dejen descansar porque mañana tenemos un partido muy importante", dijo el defensor.

México, sin contratiempos, quiere acercarse a los octavos de final.

Tags: 
MEXICO SOCIEDAD FUTBOL