Viernes 24 de Noviembre del 2017

Publicado por Redacción el Jue 23 Feb del 2017

Una pequeña estrella cercana, relativamente oscura, que nadie había notado hasta hace 20 años podría albergar el sistema planetario más fascinante que hayamos encontrado hasta ahora.

El miércoles, astrónomos anunciaron que la estrella, Trappist-1, está rodeada por al menos siete planetas del tamaño de la Tierra, incluyendo tres que podrían tener océanos de agua líquida para tal vez, solo tal vez, sostener vida.

"Al buscar vida en otro lado, este sistema es probablemente nuestra mejor apuesta al día de hoy", dijo Brice-Olivier Demory, profesor del Centro para el Espacio y la Habitabilidad de la Universidad de Bern y uno de los autores de una investigación sobre este descubrimiento que se publicó el miércoles en la publicación de divulgación científica Nature.

El equipo colocó al Trappist-1 en el mapa por primera vez el año pasado con el anuncio de que albergaba al menos tres planetas, los primeros exoplanetas ubicados alrededor de una estrella enana ultrafría, representando una nueva y promisoria vía en la búsqueda de visa más allá de nuestro propio Sol.

Luego de una inspección más detallada y de revisar los datos recibidos mediante telescopios alrededor del mundo y del Telescopio Espacial Spitzer de la NASA, los científicos se dieron cuenta de que lo que en un principio parecían ser tres planetas en realidad eran siete, y que están ubicados a tan solo 39 años luz de distancia.

"Esta es realmente la primera vez que hemos visto siete planetas que pueden ser llamados terrestres, los cuales están en la zona templada", dijo el astrónomo Michael Gillon en la Universidad de Liège en Bélgica a reporteros durante una conferencia de prensa telefónica. "El hecho de que sean tantos es realmente, realmente sorprendente".

Los siete planetas, llamados Trappist-1b, c, d, e, f, g y h en orden de distancia creciente a partir de su estrella madre, orbitan mucho más cerca que todos los planetas en nuestro sistema solar, incluso Mercurio. De hecho, los astrónomos del equipo de Gillon dicen que el sistema se asemeja más a un puñado de lunas rocosas que orbitan alrededor de Jupiter. Pero debido a que Trappist-1 es mucho más pequeña y fría que nuestro Sol, provee la misma energía que Venus, la Tierra y Marte reciben de nuestra estrella solar a los planetas que orbitan alrededor suyo de cerca en su zona templada.

"Yo creo que es algo fantástico que la Madre Naturaleza nos haya dado Proxima b y ahora los siete planetas de Trappist como laboratorios justo en nuestro patio trasero", dijo la legendaria cazadora de extraterrestres Jill Tarter vía email.

De acuerdo con modelos de clima hechos por computadora, los planetas más interiores y calientes del sistema, Trappist-1b, c y d, es probable que tengan poca agua, o ninguna, en sus superficies.

Luego están los tres mundos potencialmente habitables, seguido del séptimo, Trappist-1h, el cual los astrónomos solo pudieron observar una vez cuando pasada enfrente de su estrella, lo que les impidió confirmar su distancia orbital pero la cual es probable que sea lo suficientemente lejana como para que su superficie sea demasiado fría para albergar océanos líquidos. También es posible que incluso más planetas rodeen a Trappist-1 pero sean demasiado difíciles de avistar desde nuestro ángulo aquí en la Tierra.

Esta noticia es particularmente emocionante para los astrobiólogos, astrónomos y científicos planetarios ya que una nueva generación de telescopios gigantes está a punto de comenzar a operar en los próximos dos años.

Compartir URL Corta

Facebook Comentarios

 

Social

Boletin Mensual

Suscribete y Recibe Nuestro Boletin Mensual Gratis