Viernes 21 de Julio del 2017

Publicado por Redacción en September 14, 2016
Jorge E. Lara de la Fraga

ESPACIO CIUDADANO

“Los encuerados” representan una afrenta más a los xalapeños, propiciada ésta por el gobierno estatal.

Hay o existen todavía algunos sectores de paisanos que suponen de manera optimista que el PRI retornará por sus fueros en el territorio veracruzano dentro de dos años. Es más, algunos individuos se atreven a sugerir o proponer a determinados elementos valiosos de sus filas que, según ellos, no tendría ningún problema para arrasar con sus opositores. Lo que no quieren asimilar esos agoreros del éxito y de los triunfos esplendentes es que su instituto político está muy quebrantado, con divisiones intestinas y afectado hasta la médula por las barbaridades cometidas por el gobernador Duarte de Ochoa, quien día a día se hunde más en sus contradicciones y arrastra a sus correligionarios hacia un precipicio insondable. Lamentable “escenario palaciego”, donde afloran silenciosamente los detractores del cordobés, las traiciones, los pronunciamientos de distanciamiento y tibios respaldos con respecto al zarandeado mandatario.

Para colmo de males, el Ejecutivo Federal anda de capa caída, con pendientes problemas y errores garrafales, agudizado todo ello con la visita inesperada del racista candidato republicano Donald Trump a los recintos gubernamentales de la Ciudad de México. Enrique Peña Nieto fue reprobado por la colectividad nacional, en razón de su comportamiento medroso y gentil con dicho energúmeno y cada vez su autoridad formal decrece a ritmos acelerados. En tales condiciones, poco pueden hacer los mandos priístas para tratar de fortalecer a las huestes de sus colores en la aldea totonaca y para colmo de infortunios no se observa liderazgo alguno o sustento significativo de algún protagonista férreo para levantar al alicaído “baluarte hegemónico” de esos tiempos mágicos de la supremacía dinosáurica y del carro completo. A mediano plazo se proyectan horizontes inciertos para los entes que gozaban de privilegios insultantes y que ostentaban la supuesta virtud de operar como versátiles operadores del sistema.

Resulta gratificante que la ciudadanía constate hoy, de manera objetiva, las debilidades, la ausencia de valores y la pequeñez ética de esos sujetos que cometieron tantos fraudes y estropicios contra la colectividad; que se prepare dicho colectivo a conciencia para no caer a futuro en las redes de tales embaucadores que se caracterizan por comprar conciencias, obsequiar objetos o dar efectivo y prometer soluciones falsas. Espero que la gente voltee sus ojos hacia otras opciones partidarias, que en verdad se encaminen por senderos de honorabilidad, eficiencia, afán de servicio y por administraciones diferentes, donde se haga realidad la rendición de cuentas y la atención expedita a los requerimientos mayoritarios. En tal orden de ideas, una opción de cambio real no debe dormirse en sus laureles, amerita fortalecerse al interior con sus mejores elementos y en el marco de una atmósfera de funcional democracia interna, con dinámica plural, amplia e incluyente y sin protagonismos erróneos, estructurando propuestas y proyectos que auspicien el mejoramiento de las condiciones deplorables en que se encuentran tanto nuestros municipios como nuestra entidad. Creer que la ciudadanía va a inclinar su voto de manera automática por la izquierda, ante tantas decepciones de la clase gobernante enquistada en el poder, es una mala apuesta. Lo que amerita efectuar el Movimiento de Regeneración Nacional es compenetrarse en la problemática comunitaria, solidarizarse en serio con los sectores más afectados por la crisis y proponer alternativas de solución viables. Es la hora de proceder de manera inteligente, mesurada y unida, “donde el trabajo de todos beneficie a todos”, anteponiendo los ideales, los principios y dejando de lado las divergencias individuales, las decisiones cupulares y los afanes de un incipiente patrimonialismo partidista.

Albergo esperanza de que la colectividad jarocha emprenda nuevos retos y rumbos, en contra de la injusticia, la corrupción y el autoritarismo, así como que atisbe senderos de renovación sociopolítica. A dos años de distancia tanto la entidad veracruzana como nuestro país cambian poderes y ya se impone una transformación profunda a las estructuras gubernamentales.

Prof. Jorge E. Lara de la Fraga.

FB. Jorge Lara de la Fraga

Compartir URL Corta

Facebook Comentarios

 

Social

Boletin Mensual

Suscribete y Recibe Nuestro Boletin Mensual Gratis