Durante la visita del candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, en la ciudad de Xalapa, una de las candidatas locales subió al templete como oradora, y en respuesta, los asistentes el mitin mostraron rechazo por la inclusión en la boleta electoral. Su nombre: Ana Miriam Ferráez Centeno.



Ferráez fue abucheada por los simpatizantes de Morena cuando hablaba de su arraigo en la ciudad.

La actual candidata a la diputación local abandonó al PRD tras un intento fallido por alcanzar la alcaldía de Xalapa con la coalición que impulsó Acción Nacional, para después refugiarse en el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), que hoy la postula para la diputación local.

“De verdad, la gente que me conoce sabe que hemos trabajado mucho a favor de las congregaciones y colonias. Hoy esos 46 mil votos que logramos la vez pasada, vamos a traerlos a Morena, para llevar a Andrés Manuel al triunfo”, mencionó en su discurso.

Pero a través de redes sociales los militantes de izquierda criticaron la imposición de Ana Miriam como candidata, y la calificaron de traidora por haber formado parte de la coalición que hoy gobierna el Estado.

Es así que en enero pasado, el portal Insurgencia Magisterial publicó un texto titulado Crece inconformidad por candidatura de Ana Miriam Ferráez, el artículo firmado por la redacción pone de manifiesto el rechazo de los capitalinos.

“No hace falta mucho esfuerzo analítico, ni de prospectiva, para anticipar, que de ganar, muchas de las candidaturas otorgadas a expriistas, expanistas, experredistas en el momento de legislar renunciarían a MORENA. El fenómeno Eva Cadena, Sheridan y Sebastián Reyes se podrían repetir en más de la mitad de las candidaturas en juego. La razón es simple, los intereses que representan no son los del pueblo o de los militantes de MORENA, son los de sus grupos y redes empresariales”, se lee en la red.

Sobre Ana Miriam, los morenistas criticaron su falta de preparación profesional - es estudiante de la carrera de Derecho- y señalaron que lo único que se tomó en cuenta para darle la postulación, es el dinero de su familia.

La polémica sigue a Ferráez Centeno, pues en la pasada campaña se le exigió un examen antidoping, ante los rumores de que padecía una adicción.

Sin embargo la entonces panista se negó a realizarse el examen toxicológico, incluso, amagó con denunciar a los columnistas y medios de comunicación que la catalogaron de adicta, pues nunca sustentaron sus dichos, todo se manejó como un rumor.

En su momento, el dirigente del PRD, Jesús Velázquez, opinó que los señalamientos contra Ana Miriam Ferráez Centeno eran solo calumnias, por su buen posicionamiento rumbo a la elección.

Previo al inicio de campaña del actual proceso electoral, Ferráez Centeno fue captada en colonias de la ciudad entregando propaganda impresa del partido Morena.

En el video se escucha cómo el ciudadano que la graba la confronta, pues no podría estar entregando propaganda ya que aún no iniciaban los plazos legales para ello.



En aquél entonces la candidata respondió: “no estamos en campaña. Tengo el derecho ciudadano de andar caminando y cumplo con la responsabilidad de entregar el periódico, soy coordinadora de organización”, comentó al tiempo que regalaba un volante.

Los números

En la elección por la alcaldía de la Atenas Veracruzana, Ana Miriam Ferraez Centeno obtuvo 45 mil 599 votos, rebasada por el actual alcalde, Hipólito Rodríguez, quien contabilizó 75 mil 745 sufragios de capitalinos.

El número de electores que la respaldó en junio del 2017 lo ofrece ahora como su principal activo, pese a que fueron panistas y perredistas los que salieron a las urnas el año pasado.

Hoy asegura que esos votos serán para Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial, a quien en su momento despreció, cuando expresó que le daba “asco”.



MORENA